5 falsos mitos sobre los alimentos para perder peso

“Si voy al gimnasio estas cañitas no cuentan”. “No puedo comer chocolate, estoy a dieta”. “La fruta engorda si la tomas de noche”. Seguro que más de una vez has oído estas frases a personas que dicen conocer todos los detalles de una vida sana.

Quizá te estés esforzando y sacrificando por comer de una forma más saludable, sin embargo, puedes estar cayendo en algunos errores fáciles de cometer.

Jaime Martinez es nutricionista y farmacéutico. En su Instagram,  @all_nutrition_, pretenden cambiar el concepto de dieta desmintiendo falsos mitos sobre alimentos o rutinas. Si quieres conocer la verdad, muy atento a estos cinco consejos:

1. FALSO: El chocolate está prohibido

¿A quién no le gusta el chocolate? ¿Puedo consumir chocolate frecuentemente?
La respuesta es sí. Sí se puede consumir chocolate a menudo,  pero en cantidades pequeñas y eligiendo un buen chocolate, ¿cuál es un buen chocolate?

Existen dos opciones, y hay gran diferencia entre ambas. La opción de la derecha NO es chocolate, es azúcar (mucho azúcar), y aceite de palma con forma de tableta. Está muy bueno, pero no es saludable.
La otra opción sí lo es, ¿por qué?
Tiene un alto porcentaje de cacao.
No tienen aceite de palma.
Llevan muy poco azúcar.

2. No hacer dieta con sustitutivos de comida

Perder peso obsesiona a mucha gente. Lo realmente importante no es el peso, sino mantener una alimentación equilibrada, independientemente de las calorías.
A la hora de adelgazar es usual incorporar a la dieta sustitutivos de comidas, pues bien,   los sustitutivos de comidas “son una pérdida de tiempo, dinero, salud y no te enseñan a comer. Además suelen ser altos en azúcares” afirma el nutricionista de All Nutrition. Hablando tanto de batidos como de barritas, ambos son muy bajos en calorías, sin embargo, nutricionalmente no sirven para nada.

3. La fobia a las grasas

Las grasas son algo que aterroriza a mucha gente, existe un miedo generalizado por la falsa creencia popular de que “comer grasa engorda” o “comer grasa es malo”. Pero según confirma nuestro nutricionista: “Es esencial comer grasa, la membrana de nuestras células estan hechas de grasa. Lo importante no es tanto la cantidad de grasas sino la calidad”. Existen fuentes de grasas muy saludables, por ejemplo: el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos, el aguacate, los huevos y los pescados grasos.

4. FALSO: Comer huevos con frecuencia aumenta el colesterol

Existen personas sanas que consumen entre 1 y 3 huevos diarios. Es un excelente alimento, contiene grasas de calidad, vitamina y la mejor proteina de todos los alimentos completos.
El gran mito de los huevos y el colesterol, taladrado hasta la saciedad por nuestros padres, familiares y conocidos. “Ayer ya comiste huevos, hoy otra vez no, que si no te subirá el colesterol”.
Los huevos enteros lejos de empeorar nuestro perfil lipídico, lo mejoran.

El valor biológico de la proteína del huevo entero es cercano a 100, mientras que el de las claras separadas de las yemas se reduce a 88.
Casi el 50% de sus grasas son monoinsaturadas y además presenta ácidos grasos esenciales como el DHA.
Vitaminas (A, D, E, K, B1, B2, etc) las cuales están casi en su totalidad en la yema.
Minerales (potasio, hierro, fósforo, zinc, etc) y es una de las fuentes más importantes de lecitina.

5. FALSO: Las frutas por la noche engordan

Muchos bulos afirman que la fruta no se puede consumir por la tarde-noche porque engorda, pero según Jaime Martinez esto es totalmente falso. Las frutas no engordan, existe un problema en la población y es que se consumen en una proporción más baja de la que se debería.
 
¿Como afectan estos falsos mitos a nuestra salud?
Consumimos todo lo que nos venden sin aplicarle ningún criterio a lo que dicen los supermercados y las marcas. Lamentablemente, muchas veces nos mienten, y la realidad es muy distinta a la que nos venden.
El último consejo de Jaime Martinez es aprender a consumir alimentos más naturales, más saludables, y además seguir una dieta equilibrada  siendo más activos día a día.
Por otro lado también es muy importante individualizar tanto las dietas como los entrenamientos. Cada persona tiene diferentes gustos y necesidades a las que hay que adaptarse.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.