Tratamientos para eliminar las varices

Pasar mucho tiempo de pie, el embarazo, la genética… son varias las razones por las que pueden aparecer las temidas varices. Para algunas personas tener varices supone un problema estético, ya que su aparición afecta el aspecto de las piernas. No obstante, hoy en día existen varios tratamientos para reducirlas o eliminarlas.

Qué son las varices

Las varices o venas varicosas son venas hinchadas y retorcidas que pueden verse bajo la piel porque están anormalmente dilatadas. Aunque habitualmente aparecen en las piernas, pueden afectar a otras zonas del cuerpo. Se cree que la causa de la dilatación es la acumulación excesiva de sangre en las venas o una debilidad de las paredes de las mismas y de las válvulas encargadas del paso de la sangre.

Las varices se identifican principalmente por su aspecto. A veces estas venas forman relieves y van acompañadas de cambios de la coloración de la piel. Las varices también pueden provocar pesadez en las piernas, cansancio, hinchazón (sobre todo de los tobillos), picor y calambres ocasionales.

Tratamientos para eliminar las varices

Actualmente existen diferentes tratamientos que permiten reducir o eliminar las varices, algunos de los cuales no requieren anestesia.

Escleroterapia

Este tratamiento mínimamente invasivo consiste en inyectar en la vena afectada una solución líquida esclerosante que provoca un daño en la pared de las misma. Posteriormente la vena sufre fibrosis y retracción y finalmente desaparece. El procedimiento suele durar entre 30 y 45 minutos y el número de venas tratadas en cada sesión depende de su tamaño y localización.

Un avance de este tratamiento es la esclerosis con microespuma, técnica que consiste en introducir en las venas una mezcla agitada del líquido esclerosante con aire. La microespuma se adhiere mejor a las paredes de los vasos que el líquido y también se distribuye más homogéneamente por toda la vena. Esta sustancia irrita las paredes interiores de la vena y hace que se peguen sobre sí mismas para que deje de circular la sangre.

La esclerosis con microespuma es válida para todo tipo de varices y no es dolorosa, por lo que no es necesario usar anestesia ni guardar reposo. Tras cada sesión el paciente puede regresar a su vida cotidiana de forma inmediata. No obstante, no es aconsejable tomar el sol en los días posteriores y se aconseja el uso de medias de compresión para mejorar la circulación de la zona.

Láser

El uso del láser varía en función de si se van a tratar venas varicosas o arañas vasculares. Para las venas varicosas hay que introducir un catéter en la vena a través del cual se envía una luz pulsada a la pared de la misma para que se contraiga y se cierre. Este procedimiento requiere de anestesia pero habitualmente su único efecto secundario es un ligero hematoma en la zona tratada. En ocasiones pueden surgir complicaciones como infección, inflamación y enrojecimiento.

Por el contrario, el láser para eliminar arañas vasculares no requiere incisión, sino que se aplica directamente sobre la piel de la zona a tratar. Funciona enviando ráfagas de luz muy fuertes hacia la vena de forma directa y precisa para que desaparezca la variz, lo que puede provocar un pequeño dolor al paciente. No obstante, apenas produce efectos secundarios, salvo un pequeño enrojecimiento e inflamación de la zona que desaparece a los pocos días. En función del tamaño de las arañas vasculares pueden ser necesarias entre dos y cinco sesiones de unos 20 minutos cada una.

Presoterapia

La presoterapia es un tratamiento que utiliza la presión del aire, a modo de masaje, para activar el drenaje linfático. El paciente se introduce en un traje neumático dotado de varias cámaras que distribuyen presiones de aire de forma ascendente a lo largo de las zonas del cuerpo afectadas. Estas ondas otorgan a la corriente sanguínea el impulso necesario para retornar al corazón.

Ya que las varices se producen precisamente por la incapacidad de la sangre para retornar al corazón, la presoterapia resulta muy eficaz para solucionar esta deficiencia, lo que permite eliminar y prevenir las varices.

Flebectomía

Cirugía ambulatoria en la que se realizan pequeñas incisiones en la vena para extraerla de la pierna. Este tratamiento requiere de anestesia local y dura aproximadamente entre 30 minutos y una hora. Su efecto secundario más común es una ligera magulladura, aunque algunos pacientes pueden experimentar infección, dolor a corto plazo o cambios en el color de la piel. Las cicatrices de esta cirugía suelen ser muy pequeñas, por lo que no se ponen puntos, aunque hay que envolver la pierna en un vendaje de compresión durante varios días. Los pacientes pueden volver a sus actividades cotidianas al día siguiente.

Si está pensando en eliminar las varices puede acudir a Clínica Regenia, donde ofrecen el tratamiento de esclerosis con microespuma. En la clínica sus especialistas le informarán acerca del procedimiento y el precio de esta técnica. Puede visitarlos en la Avda. de la Constitución, 20, C.P. 18012, Granada. Clínica Regenia también está presente en Jaén, en la Plaza de la Constitución, 12, C.P. 23001

PUBLICIDAD

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.