10 consejos para cuidar el cabello teñido

Muchas personas recurren a los tintes y las mechas para tapar las canas o darle un nuevo estilo a su cabello. Si bien el resultado es muy bonito, hay que tener en cuenta que la decoloración y los tintes castigan mucho al cabello, volviéndolo más sensible y frágil, especialmente si se somete a agresiones como el calor o el cloro. Precisamente por su fragilidad, es importante prestar especial atención al cabello teñido. Para que esté siempre bonito y sano y que el color dure más tiempo, es recomendable seguir estos consejos.

  1. Utiliza un champú específico para cabellos teñidos: estos productos ayudan a restaurar la hidratación, le dan más brillo al pelo, reducen la oxidación del color y fijan los pigmentos para que dure más tiempo. Si no se utiliza un producto especial, el cabello pierde luminosidad y pigmentos con más rapidez. Según el color del tinte, es conveniente escoger un champú con unos pigmentos determinados. Por ejemplo, los cabellos rubios fríos y platino requieren pigmentos violetas, mientras que los rubios cálidos necesitan pigmentos color caramelo. Si es posible, elige un champú que no tenga sulfatos ni siliconas, pues estos componentes arrastran el color y modifican la tonalidad. Por el contrario, es conveniente que incluya activos hidratantes naturales como el aceite de argán. Asimismo, son recomendables los champús con protección frente a los rayos UV, sobre todo en verano, ya que el cabello teñido es muy sensible al sol.
  2. Aplica acondicionador después de lavar el pelo para cerrar la cutícula, hidratarlo y desenredarlo. Es conveniente dejarlo actuar al menos 5 minutos antes de aclarar el pelo.
  3. No lo laves todos los días: en general lavar mucho el pelo hace que se debilite y pierda brillo. Si bien es cierto que la frecuencia de lavado no influye en la duración del color de los tintes permanentes o las mechas, aclara un poco su tono. Además sí afecta a la duración de los baños de color o tintes temporales.
  4. A la hora de lavar el pelo, utiliza agua tibia e intenta enjuagar con agua fría.
  5. Usa una mascarilla hidratante una o dos veces por semana: la deshidratación es el principal problema del cabello teñido, que se vuelve áspero, seco y sin brillo. Las mascarillas ayudan a combatir el daño de los tintes y mantienen el cabello nutrido e hidratado. Para obtener un buen resultado hay que dejar que la mascarilla actúe durante un rato, tapando el cabello con un gorro de ducha o film transparente. Si es posible elige mascarillas naturales para no añadir más químicos al cabello.
  6. Evita el uso de aparatos con calor: el cabello teñido es más sensible al calor del secador y la plancha. Para evitar que se dañe y que el color se apague, es recomendable no usar en exceso estos aparatos. En caso de que quieras recurrir a ellos, aplica un protector térmico para reducir el daño causado por las altas temperaturas.
  7. Ten cuidado con el cloro: el cabello teñido es especialmente sensible al cloro de la piscina, que hace que se reseque y pierda color. Antes de meterse en la piscina es recomendable mojarse bien el cabello en la ducha para que absorba menos cloro. Tras bañarse, hay que lavarlo nuevamente para eliminar los restos del mismo.
  8. Protege el cabello en verano con un sombrero o aplica un protector solar capilar.
  9. Apuesta por tintes naturales que no contengan amoniaco.
  10. Deja pasar al menos dos meses antes de aplicar de nuevo el tinte para no dañar el pelo en exceso.
PUBLICIDAD

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.