Qué es la presoterapia y cuáles son sus beneficios

La presoterapia es una técnica de medicina estética muy utilizada para activar el drenaje linfático y favorecer así la eliminación de toxinas, grasas y líquidos. El tratamiento permite reducir la celulitis y la retención de líquidos entre otros beneficios.

En qué consiste la presoterapia

La presoterapia es un tratamiento de medicina estética que utiliza la presión del aire, a modo de masaje, para activar el drenaje linfático. Su uso está recomendado para personas que padecen problemas médicos y estéticos como alteraciones en el sistema circulatorio, celulitis, acumulaciones de grasa y edemas, entre otros.

Para llevar a cabo este tratamiento, el paciente se introduce en un traje neumático dotado de varias cámaras que distribuyen presiones del aire a lo largo de las zonas del cuerpo afectadas. Este traje tiene diferentes partes según las áreas a tratar. Muchas veces se usa como botas (para las piernas y pies) pero también puede colocarse en el abdomen (con un fajín), en los brazos, glúteos, etc.

Una vez que el paciente está dentro del traje se aplica una presión de aire de forma ascendente. Estas ondas otorgan a la corriente sanguínea el impulso necesario para retornar al corazón. La presión se aplica de forma controlada y personalizada, siguiendo un patrón de compresión y relajamiento alternado a modo de masaje, que es lo que acaba activando el sistema linfático.

Cada sesión de presoterapia dura entre 30 y 45 minutos, y la cantidad de sesiones necesarias dependerá de los problemas médicos de cada paciente y los objetivos que se busquen.

Beneficios de la presoterapia

El sistema linfático es el que se encarga de limpiar y defender el organismo, eliminando toxinas, contenido intestinal y grasas; y combatiendo gérmenes, infecciones y sustancias tóxicas. La presoterapia provoca un drenaje de la linfa, el fluido que se encarga de llevar los desechos desde las células hasta el torrente sanguíneo para que éste, a su vez, los traslade al sistema excretor. De esta manera, al mejorar la circulación linfática se eliminan todas estas toxinas, líquidos y grasas. Este tratamiento puede tener efectos tanto en la estética como en la salud.

Efectos en el campo de la estética:

  • Mejora el aspecto de la piel y combate la celulitis. Al mejorar la circulación se evitan las posibles retenciones de líquido linfático y aumenta el oxígeno de la sangre. De esta manera se nutren mejor los tejidos, favoreciendo la regeneración celular y la recuperación de la elasticidad de la piel.
  • Disminuye la hinchazón provocada por la acumulación de líquidos.
  • Ayuda a eliminar toxinas: ya que la linfa se encarga de transportar las sustancias de desecho hasta la sangre, favoreciendo su circulación se eliminarán mejor los residuos metabólicos.
  • Puede ayudar a reducir los linfoedemas y edemas provocados por una lesión, ya que ayuda a reabsorber el líquido producido por ella. También es útil en tratamientos post-operatorios que conlleven acumulación de fluidos como, por ejemplo, la liposucción y la mastectomía.
  • Puede ayudar a eliminar las varices.

Efectos en el campo de la medicina:

  • Alivia el cansancio y pesadez de las extremidades.
  • Refuerza el sistema muscular: ayuda a tonificar músculos y estimular articulaciones.
  • Combate la hipertensión arterial: la activación del sistema circulatorio y la eliminación de retenciones de líquido ayuda a reducir la presión arterial.
  • Alivia el estrés y la tensión, reduce los espasmos musculares y produce relajación al estimular los puntos nerviosos motores.
  • Aumenta las defensas del organismo: al mejorar la circulación de los vasos linfáticos, los ganglios mejoran su función. Ya que los ganglios linfáticos se encargan de limpiar la linfa interceptando agentes patógenos, la mejora de sus funciones refuerza el sistema inmunológico.

Para quién no está recomendada la presoterapia

A pesar de que la presoterapia es una técnica indolora, no invasiva y que apenas tiene contraindicaciones, no está recomendada en algunos casos:

  • Si hay dolor o entumecimiento corporal.
  • Cuando se padecen enfermedades cardiacas graves.
  • Si hay alguna infección o herida en la zona a tratar, ya que esta infección se podría propagar por el resto del organismo.
  • Si el paciente sufre de Trombosis Venosa Profunda.
  • En caso de embarazo.
  • En pacientes oncológicos.
  • Si se tiene la tensión baja, ya que la presoterapia reduce la presión arterial.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.