Manchas en la cara: causas de su aparición, tipos y cómo prevenirlas

El sol, el embarazo, el paso del tiempo… son muchas las razones por las que pueden surgir diferentes tipos de manchas en el rostro y el escote. Para prevenir su aparición es importante seguir algunas recomendaciones.

Por qué aparecen las manchas en el rostro

Las causas más comunes de la aparición de manchas en el rostro son:

  • Exposición excesiva al sol: es uno de los factores que más manchas produce en el rostro.
  • Envejecimiento: la piel tiende a oscurecerse con el paso de los años, provocando la aparición de manchas. Por tanto, en ocasiones las manchas son consecuencia del paso del tiempo y no se pueden evitar, aunque no suponen ningún peligro.
  • Desequilibrios y cambios hormonales. Durante el embarazo y el posparto, por ejemplo, es frecuente que aparezcan unas manchas llamadas melasmas. También pueden surgir al seguir tratamientos reproductivos o de control hormonal.
  • Fumar: la nicotina del tabaco modifica la actividad de los melanocitos, células encargadas de producir la melanina.
  • Medicamentos fotosensibilizantes: algunos fármacos provocan que la piel reaccione a la luz del sol y aparezcan manchas.
  • Enfermedades hepáticas: la hiperpigmentación es un síntoma en algunas patologías del hígado.

Además hay que tener en cuenta que las pieles con fototipo bajo suelen presentar más manchas que las oscuras.

Tipos de manchas

Las manchas que aparecen en el rostro pueden ser de varios tipos:

  • Pecas: son pequeñas y de color marrón. Aparecen principalmente en personas de piel clara, rubias o pelirrojas.
  • Lentigos: de color marrón, son simétricas y tienen algunos milímetros de diámetro. Surgen principalmente en las zonas del cuerpo expuestas a la radiación solar sin protección. También pueden aparecer a consecuencia de la edad.
  • Lunares: manchas redondeadas de color marrón o negro que están ligeramente elevadas. Aparecen por un aumento de los melanocitos.
  • Cuperosis: manchas rojizas en la nariz o las mejillas provocadas por la dilatación de las venas.
  • Melasmas: manchas de color marrón claro con bordes regulares que aparecen sobre todo en mujeres de más de 20 años. Son consecuencia de los cambios hormonales y del embarazo. Su pigmentación suele incrementarse en verano por la mayor exposición solar.
  • Pitiriasis alba: son manchas ovaladas con un tono más claro que la piel circundante. Suelen desaparecer espontáneamente y surgen con más frecuencia en verano.
  • Melanoma: son manchas de bordes irregulares y cierta asimetría cuyo color puede variar del marrón claro al negro. Si aparecen hay que consultar al dermatólogo, porque son la forma más grave de cáncer de piel.

Cómo prevenir las manchas en la cara

La aparición de ciertas manchas no se puede prevenir. No obstante, es posible evitar algunas de ellas siguiendo estos consejos:

  • Protege la piel del rostro con cremas o maquillajes con factor de protección alto. La protección no sólo debe usarse en verano, sino todo el año. Hay que aplicársela un rato antes de salir al sol y elegir la más adecuada para el tipo de piel.
  • Limita la exposición al sol desde las 12 de la mañana hasta las 5 de la tarde en verano, pues los rayos son más dañinos a estas horas. Si no hay más remedio que salir a la calle, usa protección alta y compleméntala con un gorro y gafas de sol.
  • En verano, cubre el rostro con sombrillas, pamelas o gorras. Esto es especialmente importante para personas muy blancas con pecas y lunares, embarazadas o personas que tomen anticonceptivos orales u otros fármacos fotosensiblizantes.
  • Usa cremas anti-manchas si tu piel tiende a pigmentarse, si estás embarazada o si tienes más de 40 años.
  • Incrementa el consumo de frutas y verduras: contienen antioxidantes que protegen la piel de las agresiones externas y evitan su envejecimiento prematuro.

Tratamientos estéticos para reducir las manchas

En el caso de que las manchas ya hayan aparecido, existen algunos tratamientos que pueden reducirlas:

  • Peeling’ químico: consiste en la aplicación de una solución química en la piel del rostro para eliminar las capas superiores dañadas de la misma, lo que revela otras capas más nuevas y suaves. Gracias al ‘peeling’ químico, la piel recupera su color, textura y tono perdidos.
  • Mesoterapia: es un tratamiento en el que se realizan microinyecciones en la zona del rostro para conseguir diferentes resultados, entre ellos el efecto despigmentante. Para eliminar las manchas se puede inyectar retinol, ácido zcelaico o hidroquinona, entre otras sustancias despigmentantes.
  • Láser IPL (luz pulsada intensa): en este tratamiento se aplica un haz de luz sobre el rostro que calienta selectivamente los tejidos para eliminar la melanina y, consecuentemente, el melasma, las pecas, los lunares y los lentigos.

Si está pensando en eliminar las manchas de su rostro puede acudir a Clínica Regenia, donde realizan el ‘peeling’ químico para devolver a la piel el color perdido y reducir las manchas. En la clínica sus especialistas le informarán acerca de los efectos y el precio de este tratamiento. Puede visitar Regenia en la Avda. de la Constitución, 20, C.P. 18012, Granada. Clínica Regenia también está presente en Jaén, en la Plaza de la Constitución, 12, C.P. 23001.

PUBLICIDAD

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.