Maquillaje perfecto para una primera cita

Cada momento del día y ocasión exige un código de vestimenta concreto, así como un maquillaje acorde al evento. No es lo mismo acudir a una entrevista de trabajo o a una reunión profesional (situaciones en las que se ha de tener un aspecto profesional), que asistir a un evento de noche. En el caso de una primera cita, el maquillaje debe ser natural y no recargado, para destacar la belleza de cada persona. Lo importante sobre todo es sentirse cómoda con el aspecto propio para disfrutar del momento.

Consejos para lucir un maquillaje perfecto en la primera cita

Para una primera cita es recomendable seguir estos consejos de maquillaje:

  • Prepara la piel: para eliminar impurezas y que la piel luzca lisa y sin imperfecciones se puede realizar una exfoliación dos días antes de la cita. Asimismo es recomendable aplicar una mascarilla para hidratar el rostro.
  • Base: hay que escoger un color similar al tono de la piel para evitar el efecto careta. Lo mejor es extender la base con una brocha, ya que así el resultado será más uniforme. Hay que tener cuidado y difuminar bien la base hacia abajo y hacia las ojeras para que la piel del cuello y el rostro no tengan tonos diferentes. También es importante elegir un producto duradero y resistente al sudor.
  • Corrector: hay que utilizar el tono más adecuado para disimular las ojeras, granitos…
  • Ojos: lo más adecuado es buscar la sencillez. Delinea sólo el borde inferior o superior de los mismos trazando una línea fina de color negro o marrón chocolate. Utiliza lápiz en lugar de delineador líquido para que se vea más suave. En cuanto a la sombra, elige un tono claro y discreto, como melocotón, rosa suave o beige. Si la cita es de noche, se puede apostar por una sombra algo más oscura. Asimismo, puedes añadir un poco de iluminador en el lacrimal y bajo las cejas para abrir la mirada.
  • Mejillas: para resaltar los pómulos y endulzar el rostro, aplica colorete en tono rosa o melocotón. No es conveniente usarlo en gran cantidad, sino simplemente dar un leve toque para conseguir un rubor natural.
  • Pestañas: antes de aplicar la máscara, utiliza un rizador para arquearlas y abrir la mirada. Es recomendable no abusar de la máscara y aplicar sólo una o dos capas, siempre en zigzag para evitar que se formen grumos.
  • Labios: no es aconsejable apostar por un labial de color oscuro ni rojo, ya que este color es demasiado atrevido. Además los labiales fuertes pueden manchar los dientes, algo que queda muy poco estético. Lo mejor es apostar por tonos ‘nude’, rosas o brillos. Usando un pincel para aplicar el labial durará más tiempo. A la hora de maquillarse conviene recordar que sólo se debe destacar una zona del rostro, o labios u ojos. Por tanto, si has querido resaltar la mirada, intenta ser más sutil en el uso del labial.

El maquillaje se puede completar con un perfume ligero y agradable, que no sea demasiado fuerte. Asimismo, es imprescindible tener las uñas bien limpias y cuidadas.

PUBLICIDAD

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.