¿Qué tratamientos son efectivos para eliminar la celulitis y la flacidez?

La aparición de la celulitis, especialmente en caderas y muslos, es algo bastante habitual, al igual que la flacidez. Si bien antes se recurría a la cirugía, hoy día existen numerosas técnicas que permiten eliminar celulitis y flacidez de una forma menos invasiva.

Celulitis: qué es y cuáles son los tipos

La celulitis (edematose-fibrosclerótica) es una acumulación de tejido adiposo en la capa más superficial de la piel (hipodermis), que forma nódulos de grasa, líquido y toxinas que el organismo no puede eliminar por sí solo. En la hipodermis se produce una alteración de la circulación que origina el aumento de células adiposas y el consiguiente aumento de tejido graso y engrosamiento de las paredes laterales, que forman esos ‘hoyuelos’ característicos de la celulitis. Aunque es más frecuente en glúteos y piernas también puede aparecer en otras zonas del cuerpo como vientre y brazos.

No todos los casos de celulitis son iguales sino que se distinguen principalmente tres tipos:

  • Blanda: tipo más común, caracterizado por la flacidez y aspecto gelatinoso de la piel. Se identifica porque al tocarla se hunde, dando lugar a la piel de naranja.
  • Dura (compacta): la piel se vuelve rígida y genera molestias y dolor en la zona, ya que aumenta la sensibilidad cutánea.
  • Edematosa: suele ir acompañada de pesadez de piernas, calambres, dolor e incluso dificultad para moverse. Se produce una retención de líquidos que aumenta el volumen de la zona.

Cómo eliminar la celulitis y la flacidez

Existen diferentes tratamientos estéticos que sirven para eliminar la celulitis y mejorar la flacidez. No obstante, no todos son efectivos en cualquier caso. Para conseguir un resultado óptimo hay que identificar el tipo de celulitis que se tiene y elegir el tratamiento más adecuado.

  • Carboxiterapia: consiste en realizar microinyecciones de dióxido de carbono en la zona a tratar, logrando una mayor oxigenación y mejorando la circulación para reducir las células adiposas. No sólo lucha contra la celulitis sino que también reduce la flacidez.
  • Mesoterapia: tratamiento que consiste en inyectar pequeñas dosis de sustancias líquidas en la capa de la dermis en la que se encuentra la grasa. Estos componentes ayudan a disolver el exceso de grasas y toxinas, activando la circulación sanguínea y linfática para expulsarlas. Además la mesoterapia mejora la unión existente entre las moléculas del tejido conectivo y reestructura la matriz extracelular del ácido hialurónico y el colágeno, mejorando la flacidez de las zonas corporales.
  • Criolipólisis: se basa en la aplicación localizada de temperaturas de entre -6 y -10 grados a las células de grasa para que se rompa su estructura y se favorezca su destrucción. Después las células muertas se eliminan de forma natural a través del hígado.
  • Ozonoterapia: consiste en oxigenar los tejidos afectados por la celulitis mediante ozono inyectado para activar la circulación y eliminar la grasa depositada.
  • Presoterapia: es una técnica que utiliza la presión del aire, a modo de masaje, para activar el sistema linfático. Este masaje se realiza a través de un traje neumático dotado de varias cámaras que distribuyen las presiones del aire de forma ascendente. Esto da al impulso a la corriente sanguínea para que regrese al corazón. La activación del drenaje linfático facilita la reducción y eliminación de las grasas.
  • Cavitación: la aplicación de un ultrasonido de baja frecuencia sobre la piel somete a las células adiposas a una gran presión, haciendo que la membrana se rompa y la grasa pase a un estado líquido fácil de eliminar por el sistema linfático.
  • Vacumterapia: a través de un proceso de succión se extrae parte del tejido que se desea eliminar a través de un drenaje. Esta técnica estimula la circulación sanguínea para mejorar la oxigenación y nutrición de la zona y elimina las toxinas y los edemas que acompañan a la celulitis. También mejora la alteración de las estructuras fibrosas y minimiza la apariencia de la piel de naranja.
  • Radiofrecuencia: utiliza el calor para penetrar en la grasa. Al aplicar una alta temperatura las células adiposas se descomponen y liberan grasa líquida, encogiéndose posteriormente. Esta técnica fomenta el desarrollo de nuevo colágeno y elastina, por lo que no sólo se usa en caso de celulitis edematosa sino también de flacidez.

Consejos para evitar la celulitis

  • Seguir una dieta sana y equilibrada, evitando grasas y carbohidratos. Tampoco se debe abusar de la sal, que produce retención de líquidos.
  • Beber mucha agua: esta bebida promueve la eliminación de líquidos y toxinas retenidas en los tejidos.
  • Hacer ejercicio físico: la vida sedentaria es uno de los motivos más comunes por los que aparece la celulitis. Ayudará a que mejore la circulación, se quemen grasas y se tonifiquen los músculos.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol: ambos aumentan la presencia de desechos tóxicos en el torrente sanguíneo, lo que afecta a la oxigenación de las células e incrementa la presencia de radicales libres.
  • Evitar los pantalones apretados, vestidos muy ajustados y tacones altos para que circule la sangre.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.