Consejos para maquillar los ojos según su forma

A la hora de maquillarse no basta con seguir unas recomendaciones genéricas, sino que hay que atender a las particularidades de cada rostro. Cuando llega el momento de pintarse los ojos es importante tener en cuenta dos variables: su forma y el color del iris. No te pierdas estos consejos para sacarle el máximo partido a tu mirada en función de la forma de tus ojos.

Ojos pequeños

Para los ojos pequeños lo mejor es no utilizar sombras muy oscuras en el párpado móvil e iluminar el lagrimal. Para delinear es recomendable usar un lápiz blanco o color crema para la línea de agua inferior y luego un lápiz más oscuro para la zona bajo las pestañas. El delineado debe ser fino y terminado en rabillo. Asimismo, es muy importante arquear muy bien las pestañas y aplicar una máscara que las alargue. De esta manera se potencia la mirada.

Ojos rasgados

Los ojos rasgados tienen extremos alargados y levemente elevados, un párpado móvil muy pequeño y un hueso de la ceja menos definido. Con el maquillaje hay que crear más definición, aplicando sombra oscura para darle profundidad al ojo y resaltar el rasgado. El color oscuro hay que aplicarlo sobre el párpado móvil y difuminarlo hacia el fijo. Para destacar el hueso de la ceja hay que aplicar un color brillante sobre él. En este caso el delineador negro se puede usar para terminar de definir la forma del ojo, pero siempre de forma fina y a ras de las pestañas. Por último, hay que añadir rímel de tono negro tanto arriba como abajo.

Ojos almendrados

Los ojos almendrados son aquellos que tienen los extremos acabados en una ligera punta que tira un poco hacia arriba. Al tener mayor simetría estos ojos son fáciles de maquillar y admiten muchas técnicas. La forma de pintarlos dependerá de la ocasión. Para la noche se puede usar un estilo ahumado o difuminado con tonos oscuros y, para el día, unos colores que iluminen la mirada. El maquillaje se completa dibujando con el delineador una raya ligeramente ascendente que acabe un poco más allá del rabillo del ojo. Para reforzar la mirada se puede aplicar máscara de pestañas en los extremos de cada ojo.

Ojos redondos

Los ojos redondos están achatados por los extremos y dejan ver el iris casi al completo. El maquillaje debe conseguir que parezcan un poco más alargados. Para conseguirlo, aplica una sombra clara sobre la zona del párpado móvil y después una marrón u oscura en la parte más externa de este párpado (cerca del rabillo del ojo), siguiendo una forma de V girada (hacia la derecha o la izquierda según el ojo del que se trate). En cuanto al delineado, tiene que comenzar en la mitad del párpado y terminar en punta hacia arriba. La máscara de pestañas se tiene que aplicar desde el centro hacia el exterior de los ojos para alargar su forma.

Ojos saltones

El objetivo del maquillaje en el caso de los ojos saltones es hundirlos para que no destaquen tanto. Las sombras más adecuadas son las mate de tonos medios y oscuros. En este caso puede quedar muy bonita la técnica del ahumado. Para delinear conviene elegir un tono negro o marrón bien difuminado y darle forma rasgada. Para finalizar se debe aplicar una máscara de pestañas, dándole más grosor en las zonas alejadas del lagrimal.

Ojos hundidos

Son aquellos en los que el hueso de la ceja es más prominente. Lo ideal en este caso es usar sombras en colores cálidos claros o metálicos para iluminarlos y aumentar su apertura visual. Algunos colores muy apropiados son el beis, el champagne o el bronce. Se debe comenzar con un tono más claro de sombra para la parte del hueso de la ceja, el párpado móvil y el extremo interior de las pestañas inferiores. Después hay que escoger un tono intermedio para la parte superior del pliegue y el hueso de la ceja. Al final se debe aplicar un tono más oscuro para delinear las pestañas superiores e inferiores.

En cuanto al lápiz de ojos, es recomendable hacer un leve delineado al ras de las pestañas superiores e inferiores con un lápiz iluminador. Hay que tener cuidado de no hacerlo grueso, ya que puede hundir más el ojo. Por último se puede aplicar máscara de pestañas.

Ojos caídos o tristes

Los ojos tristes son aquellos que tienen el pliegue oculto porque lo tapa el párpado superior, que está caído. En este caso lo que hay que evitar al maquillarlos es usar sombras oscuras, ya que hacen que los ojos parezcan más pequeños. Primero se debe aplicar una sombra de un tono tierra de intensidad media y luego definir con una sombra más oscura. Al difuminar la sombra oscura sobre el párpado hay que evitar poner mucho color sobre el pliegue.

En cuanto al delineado, debe comenzar desde la mitad del párpado y terminar en punta hacia arriba (delineado tipo felino) para que el ojo parezca más levantado. Para finalizar se debe aplicar máscara de pestañas de forma abundante desde mitad del ojo hasta el final más alejado del lagrimal, tanto en las pestañas superiores como en las inferiores.

Ojos juntos

Son aquellos entre los cuales hay una distancia inferior al tamaño de un ojo. En este caso el maquillaje debe conseguir que parezcan más separados y para ello hay que centrar la atención en la zona exterior del ojo, usando colores más intensos en esta parte y más claros en el lagrimal. Es decir, la sombra más clara debe ir sobre el hueso de la ceja y el párpado, el tono intermedio en el lado exterior del pliegue del párpado y la sombra más oscura en la parte externa del ojo, extendiéndose hacia arriba. Para el lagrimal debe elegirse una sombra luminosa. En este caso el delineador debe usarse arriba y abajo, pero sólo desde el centro del iris hasta el final del ojo. Por último se puede aplicar máscara de pestañas tanto arriba como abajo.

Ojos separados

Son aquellos entre los que hay una distancia superior al tamaño de un ojo. Para que parezcan más cercanos hay que maquillarlos de forma contraria a los ojos juntos. Se debe aplicar una sombra oscura en el extremo interior del ojo (el más pegado al lagrimal) y difuminar hacia fuera. Después hay que elegir una sombra clara para el resto del párpado y aplicarla con especial énfasis en la parte exterior del mismo. A la hora de delinear hay que usar un color negro y aplicarlo cerca del conducto lagrimal interno. Se puede terminar con un ligero toque de máscara en las pestañas.

PUBLICIDAD

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.