Qué sombra de ojos elegir según el color del iris

La sombra de ojos es un cosmético imprescindible para maquillarse en ocasiones especiales. Su función es dar amplitud y profundidad a los ojos para que aumente su expresividad y destaquen más. A la hora de elegir el tono apropiado no sólo hay que tener en cuenta qué color nos gusta más o cuál puede ser apropiado según la ocasión, sino que hay que intentar combinarlo con el tono de pelo y piel y, sobre todo, con el color del iris.

Para escoger la sombra de ojos hay dos opciones principalmente: elegir colores de la misma familia cromática que el iris para conseguir un resultado elegante y sobrio, o escoger tonalidades complementarias para resaltar el ojo y darle profundidad. Además de los tonos de la misma familia cromática, los más adecuados para cada color son los siguientes:

  • Ojos verdes: los tonos más favorecedores son los rosas y los morados (violeta, malva, lila…), ya que contrastan mucho con el verde. También pueden quedar bien los tonos tierra y café. Por el contrario, no se deben utilizar tonos azules ni grises, ya que no combinan bien con el verde.
  • Ojos azules: los tonos de sombra que mejor complementan a los ojos azules son los grises o plateados, los rosas (siempre que no sean fucsia ni demasiado pastel) y los cálidos como el bronce, beige, salmón, dorado y marrón, ya que los destacan. Hay que evitar los verdes, ya que no favorecen a este tipo de miradas.
  • Ojos grises: no se deben confundir con los azules, pues necesitan unos tonos diferentes. En este caso las mejores sombras son las de color fuerte, como el negro, el azul marino, el púrpura o el gris oscuro. De esta manera se resaltará el color del iris.
  • Ojos marrones: son muy fáciles de maquillar porque admiten gran variedad de colores. A los ojos marrones les quedan muy bien tonos cálidos como melocotón, bronce y dorado, así como la gama de tonos tierra y neutros para un maquillaje natural. En ocasiones especiales se pueden contrastar con tonos fríos (como malva y plateado). Para ojos marrones hay que evitar un uso excesivo de las sombras azules y verdes de tonalidad clara.
  • Ojos color avellana: al ser una mezcla entre marrón y verde, le sientan bien las mismas sombras que a estos dos tipos de ojos, es decir, tanto tonos cálidos (marrones y dorados) como morados. Para ocasiones informales queda muy bien el rosa pálido y, para destacar más la mirada, tonos morados intensos.
  • Ojos negros: al igual que ocurre con los marrones, le sientan bien una gran variedad de colores. Para resaltarlos se pueden utilizar tonos azules, platas y dorados, especialmente por la noche. Si el objetivo es aportar luminosidad, además de dorado se puede elegir un tono rosa o ámbar. También quedan bien las sombras color café, pero evitando los tonos marrones con mucho pigmento. Tampoco es conveniente seleccionar un ‘look’ ahumado con sombras negras y grises oscuras, ya que le dan un aspecto demasiado dramático a la mirada al combinarse con el color iris.

Además del color de ojos hay que tener en cuenta su tamaño. Para los ojos grandes es recomendable usar tonos oscuros (gris, azul oscuro, marrón, negro…) y, si son pequeños, es mejor escoger tonos pastel o luminosos.

PUBLICIDAD

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.