Liposucción sin cirugía: tipos

Muchas personas desean eliminar cúmulos de grasa pero no quieren someterse a una operación, por lo que cada vez acuden más a técnicas de ‘liposucción sin cirugía’. Si bien la liposucción lleva unida a su nombre el uso de cirugía, algunos tratamientos de medicina estética se han bautizado así porque los resultados que consiguen son similares a los de la liposucción.

¿Existe la liposucción sin cirugía?

La liposucción es una intervención quirúrgica en la que se extrae la grasa acumulada en diferentes zonas del cuerpo. Esta técnica sirve para moldear el cuerpo mediante la eliminación del tejido adiposo sobrante, que en ocasiones se reinyecta en otras partes del cuerpo. Como toda operación, requiere de anestesia local o general y de un tiempo de reposo.

Por tanto, la liposucción es una intervención invasiva que requiere de un cirujano. El término va directamente relacionado con la cirugía y no se puede hacer una liposucción sin la misma. No obstante, algunos tratamientos estéticos consiguen resultados parecidos a los de la liposucción (eliminar la grasa localizada) sin necesidad de pasar por el quirófano y a éstos comúnmente se les llama ‘liposucción sin cirugía’, aunque cada uno tiene su propio nombre.

Tipos de ‘liposucción sin cirugía’

Lo que se conoce por ‘liposucción sin cirugía’ son una serie de tratamientos estéticos que consiguen la reducción de grasa localizada en zonas del cuerpo como el abdomen, las caderas, las piernas, la papada… Estos tratamientos no son invasivos y por tanto no requieren de un periodo de recuperación tan elevado como el de la liposucción.

Cavitación

Se utiliza tanto para eliminar la grasa como para mejorar la piel de naranja. Consiste en liberar ondas de baja frecuencia en la zona a tratar mediante un aparato. Dichas ondas consiguen romper las células de grasa de manera que, después de la sesión, el cuerpo se encargará de eliminarlas por vía natural (mediante la orina o la sudoración). Sus resultados no son inmediatos y serán necesarias varias sesiones, que variarán en función de la zona y del cuerpo. Cada una de ellas suele durar entre 45 minutos y 1 hora y permiten volver de manera inmediata a la vida cotidiana.

Intralipoterapia

Consiste en la aplicación de pequeñas inyecciones en aquellas zonas del cuerpo donde se espera reducir la grasa acumulada. Habitualmente la sustancia inyectada es ácido desoxicólico, una sustancia que forma parte de los seres humanos y que por tanto no tiene problemas en ser absorbida por el cuerpo. Las sesiones de intralipoterapia, de unos 40 minutos de duración, no son nada invasivas ni requieren de anestesia ni hospitalización. Muchas veces este tratamiento se acompaña de otros como la cavitación, la radiofrecuencia o el ultrasonido para que se terminen de romper las células de grasa. Éstas posteriormente se eliminarán mediante el sistema linfático.

Criolipólisis

Otra técnica para eliminar grasa localizada y celulitis. Se realiza mediante un aparato cuya función es aplicar frío intenso en la zona que quiere tratarse para destruir las células adiposas. Según un estudio de la Universidad de Harvard, cuando la grasa se congela y cristaliza es posible llegar a eliminarla sin dañar los tejidos de alrededor. La aplicación de frío se realiza con unas ventosas en forma de embudo que, cuando se enciende la máquina, absorben esa zona del cuerpo y bajan la temperatura a -5 o -10 grados. Con el frío se consigue que las células se congelen y se eliminen mediante orina o sudor. Este método no daña la piel, aunque puede provocar una ligera molestia por el frío y la aparición de hematomas posteriormente. También requiere varias sesiones.

Lipoláser

Se utiliza un láser de alta precisión para romper la grasa. Gracias a la aplicación del láser la grasa se licua, posibilitando que el cuerpo la elimine de forma natural. En este tratamiento el médico debe hacer unos pequeños cortes en la piel para poder introducir el filamento que se encarga de mover el láser por la zona. Para reducir las molestias se aplica una anestesia local en la zona, pero este tratamiento no requiere hospitalización.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.