Cómo eliminar las bolsas de los ojos sin cirugía

Las bolsas que aparecen alrededor de los ojos por acumulación de grasas o líquidos a consecuencia de la edad pueden ser eliminadas sin necesidad de cirugía. Estas bolsas son inflamaciones del tejido del contorno de los ojos que puede aparecer tanto en los párpados superiores como los inferiores. Su aspecto puede incluir, además de la hinchazón, piel flácida o floja y círculos de color oscuro. Pueden ser tanto lisas como abultadas y habitualmente su forma es asimétrica. Afortunadamente, rara vez estas bolsas son signo de enfermedad grave.

Causas de su aparición

  • La falta de sueño y descanso de manera prolongada.
  • El consumo de demasiados alimentos procesados o azúcares.
  • El paso del tiempo. El tejido muscular cede y los depósitos de grasa se hernian dando lugar a las bolsas permanentes.
  • La retención de líquidos.
  • El consumo de alcohol y tabaco.
  • Factores genéticos.
  • Pueden aparecer también de forma temporal tras haber dormido poco o haber consumido determinados alimentos, por ejemplo, los muy salados.

No obstante, si la hinchazón es grave, persistente, pica o se pone roja conviene acudir a un médico para descartar otras posibles causas como enfermedades tiroideas, infecciones o alergias.

Cómo eliminar las bolsas de los ojos sin cirugía

La forma más rápida de combatir las bolsas de los ojos es, efectivamente, la cirugía conocida como blefaroplastia. En ella, el cirujano elimina el exceso de grasa mediante una incisión y después vuelve a unir la piel con puntos de sutura pequeños que luego se disuelven. Esta operación puede tener efectos secundarios como sequedad en los ojos, ojos llorosos, hematomas o visión borrosa además de otros menos frecuentes como infección, sangrado o pérdida de la visión.

No obstante, para evitar los riesgos de este tipo de operaciones estéticas, existen diferentes técnicas y tratamientos de medicina estética que consiguen muy buenos resultados sin necesidad de cirugía. Gracias a ellos se puede rejuvenecer la mirada en pocas sesiones y con una recuperación mucho más rápida. Su único inconveniente es que los resultados son temporales, por lo que se tienen que repetir cada cierto tiempo.

Ácido hialurónico:

El ácido hialurónico es un producto que ya posee el cuerpo y, por ello, es fácilmente absorbido por este sin producir efectos secundarios. Es muy utilizado en tratamientos del contorno de ojos, ya que ayuda a combatir los efectos de la edad de forma segura. Su aplicación consiste en realizar microinyecciones alrededor del ojo, que hidratan la piel desde dentro y dejan un aspecto joven y descansado. Sus efectos duran alrededor de un año.

Carboxiterapia:

Se trata de realizar inflitraciones de dióxido de carbono en la piel y el tejido subcutáneo a través de microagujas. El CO2 mejora la microcirculación, consiguiendo una mayor firmeza y rejuvenecimiento de los tejidos. La reducción se aprecia casi inmediatamente tras el tratamiento, aunque se requieren entre 4 y 10 sesiones para conseguir resultados visibles.

Radiofrecuencia facial:

La radiofrecuencia es un tratamiento estético no invasivo que funciona mediante el calentamiento por fricción. Una onda eléctrica de microimpulsos eleva la temperatura de las capas de la piel de forma controlada, produciendo una contracción de las fibras. De esta manera se estimula la producción de colágeno y elastina, haciendo que el rostro luzca más joven, saludable y terso. Esta regeneración de los tejidos del rostro consigue eliminar y reducir las bolsas y ojeras levantando la mirada.

Láser:

El láser fotona es eficaz cuando las bolsas de los ojos son consecuencia de un problema de flacidez de la piel. Al hacer una corrección en la zona periocular se gana en firmeza en la piel de esta parte del rostro.

Cómo disimular las bolsas

En caso de no querer eliminarlas mediante cirugía ni tratamientos estéticos, las bolsas de los ojos se pueden disimular mediante correctores e iluminadores de ojos y el uso de parches con efecto drenante. También se pueden utilizar productos naturales como el pepino, la caléndula, la manzanilla y el hammamelis que ayudan a hidratar y descongestionar la piel, disminuyendo el volumen de las bolsas.

Además de estos tratamientos estéticos se puede recurrir a remedios caseros como usar compresas frías sobre la piel alrededor de los ojos. Para evitar su aparición se debe reducir el consumo de líquidos y sal antes de dormir, evitar el consumo de alcohol y tabaco y dormir suficiente.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.