Consejos para mantener el cabello hidratado

La pérdida de hidratación del cabello es algo bastante habitual si no se cuida de forma constante. El uso de herramientas con calor como planchas y secadores, el exceso de lavados, la mala elección de productos capilares, la exposición excesiva al sol, el estrés y el cansancio son sólo algunos de los factores que provocan que el pelo se seque y se vuelva quebradizo.

El pelo necesita estar bien hidratado para tener un buen aspecto. El cabello sin hidratación no tiene brillo, volumen, movimiento natural ni vida, está áspero al tacto, poco flexible y muy frágil. Además suele tener las puntas abiertas o rotas.

Para recuperar y mantener la hidratación del cabello es recomendable seguir estos consejos:

  • Elige un champú hidratante: las necesidades varían en función del tipo de cabello. Si está seco lo mejor es elegir un champú hidratante. Los que contienen aceites son los más efectivos para hidratar el pelo encrespado. Por el contrario, es recomendable que no contenga sulfatos ni alcohol. Este último reseca mucho el cuero cabelludo, impidiendo que segregue la grasa natural que hidrata el cabello.
  • Aplica un acondicionador específico para pelo seco después del champú.
  • No te laves el pelo todos los días: al lavar el cabello se elimina la capa de aceites que produce el cuero cabelludo, encargada de proteger al pelo de los agentes externos. Por ello lavarlo excesivamente puede provocar la pérdida de hidratación. Lo recomendable es hacerlo de una a tres veces por semana. Además, a la hora de lavarlo es conveniente evitar el agua muy caliente.
  • Aplica un protector de calor en el pelo antes de usar el secador, la plancha o las tenacillas. En cualquier caso, lo mejor es utilizar el secador a temperaturas bajas y evitar lo máximo posible el uso de herramientas con calor.
  • Nutre el cabello con mascarilla al menos una vez a la semana: hay que escoger una adecuada para el tipo de cabello. Si quieres una mascarilla natural, puedes crearla en casa mezclando medio aguacate, una cucharada de aceite de oliva y otra de miel o batiendo media tarrina de yogur natural, medio aguacate y media zanahoria.
  • No frotes el pello con la toalla: para secar el pelo no es conveniente frotarlo, sino que lo mejor es separar mechones y dar pequeños apretones con la toalla para quitar el exceso de agua.
  • Corta el pelo a menudo: es importante cortar las puntas dañadas para que crezca más sano y parezca más hidratado y luminoso.
  • Evita los tintes con alcohol.
  • Date masajes en el cuero cabelludo: activan la circulación sanguínea y la secreción de grasa capilar, que ayuda a hidratar de forma natural el cabello.
  • Protege el cabello del sol con un gorro o con un protector solar para el pelo.
  • Bebe agua: hay que tomar suficiente agua a lo largo del día para que el cabello no se vuelva opaco. La hidratación también procede del interior.
  • Toma alimentos que aporten nutrientes interesantes para el cabello: una dieta equilibrada en la que se consuman frutas, verduras y frutos secos ayuda a revitalizar e hidratar del cabello. Tampoco pueden faltar los alimentos ricos en cobre (como el marisco o la carne), zinc (presente en la carne y los cereales integrales), selenio (aportado por los huevos y las nueces) y biotina (que se puede encontrar en el pescado azul o el hígado de vacuno).
  • Aplica un tratamiento hidratante: si el pelo está muy seco y estropeado es recomendable aplicar un producto preparado especialmente para restaurarlo. Los tratamientos hidratantes suelen contener queratina, proteínas, vitaminas y aceites vegetales como el de argán o coco, que son muy beneficiosos para el cabello.
PUBLICIDAD

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.