Deshidratación de la piel: causas y soluciones

Cualquier tipo de piel está expuesto a problemas de deshidratación por factores tanto externos como internos. Para evitar que la falta de agua dé un aspecto envejecido a la piel, es conveniente seguir una buena rutina de hidratación y evitar algunos comportamientos negativos para la dermis.

Cómo reconocer una piel deshidratada

La piel deshidratada se manifiesta con una falta de brillo y una sensación más o menos intensa de tirantez, sobre todo después del aseo. La deshidratación también puede provocar que la piel adquiera un aspecto blanquecino y que aparezcan escamas.

Si bien estos síntomas son similares a los de una piel seca, no hay que confundir ambos estados. La deshidratación es una alteración de la capa superficial de la piel provocada por la falta de agua. Puede afectar a cualquier tipo de piel (incluso la grasa), pero es un estado transitorio que se puede revertir si se toman las medidas adecuadas. Por el contrario, la piel seca es un estado constante y define a un tipo de dermis determinado, que sufre de carencia de agua y de lípidos.

Razones por las que se deshidrata la piel

La deshidratación de la piel puede estar provocada por múltiples causas. Entre ellas:

  • No beber suficiente agua: si bien no es cierto que sea necesario beber dos litros de agua al día (todo depende de cada persona y su gasto), es importante tomar suficiente cantidad para mantener la piel y el resto del cuerpo hidratados.
  • Abusar del alcohol y el tabaco.
  • Falta de vitaminas por el consumo de dietas no equilibradas.
  • El uso de productos cosméticos agresivos y jabones convencionales. Estos últimos tienen altos niveles de pH y lo único que hacen es eliminar los aceites naturales de la piel, dejándola seca y deshidratada. Hay que saber elegir los productos adecuados para realizar la limpieza diaria.
  • Condiciones ambientales extremas: el exceso de frío o calor reduce la humedad presente en el aire y la piel, dejando una sensación de piel seca y tirante.
  • Demasiada hidratación: aunque pueda parecer contradictorio, la sobrehidratación puede resecar la piel, ya que debilita su barrera natural y agudiza la pérdida de agua.
  • Ducharse con agua caliente: el agua demasiado caliente puede eliminar los aceites naturales presentes en la piel y deshidratarla.
  • Enfermedades que provocan una pérdida exagerada de agua, como vómitos, hemorragias, dermatosis…
  • Alto nivel de estrés o fatiga psicológica.
  • Determinados tratamientos farmacológicos, como los destinados a combatir el acné o el colesterol.

Cómo evitar la deshidratación de la piel

Para evitar que la piel del rostro y el resto del cuerpo se deshidrate, es aconsejable:

  • Beber diariamente en torno a dos litros de agua.
  • Si se sufre de piel seca hay que usar la crema hidratante apropiada para el tipo de dermis, evitando la sobrehidratación.
  • Emplear agua tibia durante la ducha y usar una leche enriquecida con agentes hidratantes para limpiar y suavizar la piel.
  • Usar un maquillaje muy liviano durante el día, dejando las bases y las sombras para eventos nocturnos u ocasiones especiales. Los cosméticos tienen químicos fuertes que resecan la piel y pueden producir alergias.
  • No acostarse con el maquillaje. Para eliminarlo, lo mejor es utilizar un limpiador suave formulado con ingredientes naturales. No hay que utilizar nunca papel higiénico o pañuelos para quitar el maquillaje, ya que maltratan la piel y cierran los poros.
  • No abusar del sol, especialmente entre el mediodía y las cuatro de la tarde, que es cuando más fuerte está. Los rayos ultravioletas provocan manchas y arrugas prematuras. Por ello es importante protegerse siempre con protector solar.
  • Comer de forma saludable y evitar el alcohol y el tabaco.
  • Descansar bien: mientras se duerme el cuerpo regenera tejidos y células.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.