Cosmética natural: características

La cosmética natural ha crecido mucho en los últimos años porque el público demanda productos que no sean dañinos para el cuerpo ni el medio ambiente. Ante la gran demanda de este tipo de productos, algunas marcas han aprovechado para ofrecer cosméticos dándoles la etiqueta de ‘naturales’ sin cumplir con los requisitos necesarios. Por ello es importante saber exactamente qué es la cosmética natural y cuáles son sus características.

Qué es la cosmética natural

Aunque la definición de cosmética natural no está del todo estandarizada se dice que es aquella que engloba los cosméticos producidos con materias primas procedentes de animales (cera de abeja, leche…), plantas (aceites esenciales, raíces…) y minerales (arcilla, sal marina…). Lo que esencialmente los distingue de otros productos es que no usan conservantes, aditivos, componentes químicos ni ningún tipo de tóxico o producto perjudicial para el medio ambiente o la salud.

En algunos casos se dice que la cosmética natural es aquella que sólo procede de plantas y minerales (no de productos derivados de los animales como la miel). No obstante, otros denominan a esta cosmética como vegana. Por tanto, existe cierta ambigüedad sobre si considerar naturales o no a aquellos cosméticos elaborados con materia prima con origen animal.

También hay que diferenciar entre ‘cosmética natural’ y ‘cosmética ecológica’ (también llamada biológica u orgánica). De acuerdo con los organismos Ecocert e IMO Control, en ambos casos debe haber un mínimo del 95% de ingredientes naturales o de origen natural. Sin embargo, en los cosméticos naturales al menos el 50% de todo el producto será elaborado con ingredientes vegetales certificados orgánicos, mientras que en el caso de la cosmética ecológica (u orgánica) este porcentaje asciende al 95%.

 Características de la cosmética natural

  • Las materias primas son naturales (derivados de origen animal, plantas, minerales). Las plantas deben provenir, siempre que sea posible, de un cultivo ecológico (sin pesticidas).
  • Es producida de forma ecológica y respetuosa con el medio ambiente. Esto incluye también su envasado, que debe ser en materiales reciclados o fáciles de reciclar.
  • No lleva componentes químicos como parafinas, colorantes sintéticos, materias extoxiladas, aromas artificiales, siliconas ni otros derivados del petróleo.
  • Aunque los cosméticos necesitan conservantes, estos deben ser naturales (ácido benzoico, alcohol bencílico….).
  • No se permiten las radiaciones para eliminar gérmenes o bacterias.
  • Los cosméticos no están testados en animales.
  • No debe incluir materias primas procedentes de animales vertebrados (según el criterio de la federación BDIH).

Para saber si un producto es natural se debe comprobar el envase y leer todos los ingredientes utilizados. En el mismo también suele aparecer un sello que certifica si es ecológico. Aunque en la UE no hay una ley que lo obligue, existen algunos ‘sellos ecológicos’ muy utilizados: BDIH, Ecocert, Nature o el que otorga la Asociación de Cosmética Ecológica y Natural Española.

Beneficios de la cosmética natural

  • Respeta y se adapta mejor a la piel, por lo que es muy adecuada para personas con la piel muy sensible, con dermatitis o psoriasis, personas con alergia, asma o Sensibilidad Química Múltiple.
  • No expone al cuerpo a sustancias tóxicas.
  • Protege el medio ambiente.

Cosmética natural online ¿y barata?

Hoy día es muy sencillo comprar cosmética natural online, ya que múltiples webs ofrecen este tipo de productos. No obstante hay que tener cuidado y estar seguros de cuáles son las características de los productos antes de adquirirlos. Para ello conviene investigar al fabricante y leer la etiqueta del producto si es posible. Por supuesto siempre está la opción de realizar la compra en físico en alguna tienda o herbolario.

En cuanto al precio, es habitual que los productos de cosmética natural sean más caros, ya que los elaborados por las grandes cadenas cosméticas se fabrican en grandes cantidades y con ingredientes más baratos. No obstante, estos productos son más tóxicos y dañinos para la piel. También es posible disfrutar de una cosmética natural barata comprando las materias primas (como aceites esenciales y vegetales, arcilla, etc) y elaborando en casa algunos productos como, por ejemplo, exfoliantes.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.