¿Y tú, por qué aún no has probado la copa menstrual?

Práctica, higiénica, ecológica y además te hará ahorrar

La responsable de Comunicación de Intimina, Marta Panera, nos cuenta que las copas menstruales están comenzando a hacerse un hueco entre los productos de higiene íntima más utilizados por las mujeres. De hecho, España, se ha convertido en el primer mercado de Europa en volumen de venta, solo detrás de Estados Unidos.

Según una encuesta dirigida por Intimina a 1.000 mujeres, de entre 18 y 50 años, sobre los productos utilizados en su periodo, comienza a haber un mayor uso de la copa menstrual entre las mujeres españolas. En este sentido, un 62% asegura haber elegido este método de protección por su practicidad y un 46% por ser higiénica y ecológica – se reduce drásticamente el deshecho de tampones y compresas que dañan el medio ambiente por los componentes de plástico que contienen –.

Por otro lado, el uso, cada vez más extendido, de la copa menstrual conlleva una mayor normalización del periodo. Según datos de la encuesta, el ciclo menstrual ya no es un tabú para las mujeres, pues un 60% de ellas afirma que no sienten vergüenza porque alguien las vea con productos para el periodo.

De hecho, estos datos demuestran que las mujeres están más liberadas. El periodo no debe vivirse a escondidas, pues es un estado natural de la mujer.

Puede que solamente conozcas ‘a alguien que conoce a alguien’ que afirma usar la copa menstrual. Pero, ¿por qué aún no te has animado a probarla?

Las copas menstruales de Intimina son productos saludables para el cuerpo de la mujer. Están fabricadas en silicona de grado médico, por lo que es hipoalergénica. No contiene ftalatos, látex, decolorantes, fibras o cualquier otra sustancia química que pueda causar reacciones alérgicas o de sensibilidad.

De hecho, diferencia de los tampones, que pueden provocar graves problemas de salud como en Síndrome del Shock Tóxico (SST), las copas menstruales respetan el equilibrio íntimo. Además, no producen olores y evitan los que se suelen generar con el uso de otros productos de higiene íntima.

 Son completamente reutilizables y tienen una vida útil de 10 años, lo que supone un ahorro considerable de dinero.

Otra razón que puede animarte a usarlas es su comodidad: no llevan cordones, no se nota, no sientes que las llevas puestas porque se adaptan totalmente a tu anatomía, ni se desbordan. Además, pueden doblarse como un tampón o plegarse y guardarse en una pequeña cajita que puedes llevar siempre en el bolso.

 

Existen varios tamaños dependiendo del flujo, o incluso de si has sido mamá.

 

Más info. Las copas Lily Cup cuestan 29,95 € en farmacias o en la web de Intimina (www.intimina.com).

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.